Inicio » Actualidad » El Informe GEO-6 alerta del deterioro de la salud sino aumenta la implicación en desarrollo sostenible

El Informe GEO-6 alerta del deterioro de la salud sino aumenta la implicación en desarrollo sostenible

Andrea Portal

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas nació en 2015 con el propósito de presentar al mundo los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS en adelante) y de integrarlos en cada aspecto de la sociedad. La sostenibilidad actualmente se encuentra a la orden del día, pero sigue sin alcanzar el protagonismo que realmente le debería corresponder. El Informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial 6 (GEO 6 en adelante) es una recopilación de datos medioambientales contrastados y un análisis del progreso realizado en la materia con la implicación de una amplia red de expertos, centrándose especialmente en los ODS. Su temática, “planeta sano, personas sanas”, ya nos adelanta la imperiosa necesidad del ser humano de mantener la vida natural bien preservada: “un medio ambiente saludable es la mejor base para la prosperidad económica, la salud y el bienestar de las personas”. Se trata de una llamada desesperada a la acción para una implicación comprometida y centrada en la lucha contra el cambio climático y en revertir la degradación de nuestros ecosistemas.

El informe GEO 6 se encuentra dividido en varios apartados clave: exposición de la situación actual medioambiental, análisis y crítica de las políticas aplicadas hasta la fecha y propuesta de una serie de acciones enfocadas a mejorar el rumbo de la sociedad en los tres ámbitos de la sostenibilidad: social, medioambiental y económico. Entre las conclusiones más demoledoras, se señala la imposibilidad de cumplir las metas de los ODS hasta entrado el año 2050, habiéndose conseguido un mayor avance en los indicadores de aspecto social que en los medioambientales, en los cuales se prevé que continúe su deterioro. Es importante señalar que los perjudicados directos de esta grave erosión de los ecosistemas, somos nosotros mismos, pagando un alto precio con nuestra propia salud y con el futuro incierto de las generaciones venideras. Una vez más, no sorprende que los más afectados vayan a ser los países en vías de desarrollo o aquellas comunidades y familias que dispongan de menos recursos. Esto es debido a que carecen de margen de maniobra por limitaciones económicas y de tiempo para adaptarse a la incertidumbre de un futuro con un clima cambiante.

A pesar de que en el informe se hace notar el tono de urgencia y de apremio a la conciencia sobre el desarrollo sostenible, no pierde el carácter esperanzador ofreciendo a su vez alternativas que pueden posibilitar el profundo cambio que nuestra sociedad precisa. Se hace énfasis en la necesidad de la recopilación de más y mejores datos, en abandonar nuestro patrón lineal de producción, de consumo y de la desproporcionada generación de residuos, además de aplicar un cambio transformador a nuestro enfoque económico y social. Se acaba animando a adoptar una visión más holística e integrada de la sostenibilidad por parte de todos los miembros de la sociedad: sector privado, sector público, agentes locales y sector civil. La clave reside en lograr establecer una nueva relación con el medio natural hasta que la sostenibilidad se halle intrínsecamente integrada en la toma de decisiones de cada uno, tanto a nivel económico como social y en todos los niveles posibles.

También es importante recalcar el peso que el GEO 6 otorga a la importancia de reforzar el papel clave de la mujer y de las comunidades locales o indígenas de cara al desarrollo sostenible. Su conocimiento se considera clave para luchar de cara a un futuro más sostenible, siendo un complemento esencial a aquel aportado por la ciencia. Con respecto a la cuestión política, refleja la necesidad de una buena cooperación internacional bajo el contexto de este objetivo común, y de que la toma de decisiones existente y futura sea eficaz y transformadora. Además, anima a impulsar la investigación científica y a no procrastinar medidas de actuación a pesar de las lagunas de conocimiento, dada la urgencia de la toma de decisiones.

En un futuro donde se espera que seamos 10.000 millones de personas en 2050 compartiendo el mismo planeta, inevitablemente la demanda sobre la producción de alimentos y la energía seguirá incrementándose, traduciéndose en una mayor aún presión sobre el medio natural. No está de más recordar que nuestra deuda ecológica ya ha sobrepasado los límites planetarios, necesitándose actualmente los recursos de más de un planeta por el consumo derivado del nivel de vida de occidente, principalmente. Por todo ello, nuestras acciones de hoy son claves. Podemos escoger seguir el mismo camino ciegamente o utilizar nuestro conocimiento para trazar aquel que realmente queremos recorrer.

Desde la Oficina Verde de la Universidad Rey Juan Carlos, como entidad responsable en educación, confiamos en la relevancia e impacto de aspectos como la sensibilización o la sostenibilización curricular en la comunidad universitaria. Nuestro objetivo es fomentar la creación de profesionales sostenibles, que encuentren en su profesión la conexión con la sostenibilidad, independientemente de la rama o especialidad. Encaminémonos con una mentalidad sostenible hacia futuro y así lograremos superar juntos con éxito el mayor desafío al que jamás se ha visto enfrentada la humanidad en todo su recorrido: alcanzar un mundo justo, equitativo y saludable, tanto a nivel ambiental como social.

 

Muchas gracias por vuestro esfuerzo e implicación, ¡CONTAMOS CONTIGO!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: